Site Loader

Gran Canaria ha estado atrayendo turistas durante casi 150 años, no solo por su clima agradable y temperaturas constantes, sino también por los efectos beneficiosos de las aguas minerales locales. El turismo médico se remonta a 1868, cuando se abrieron los primeros balnearios en El Barranco de Azuaje. Sin embargo, pocas personas conocen el Balneario Los Berrazales..

Balneario Los Berrazales
Los restos del primer spa de finales del siglo XIX se pueden encontrar en el valle hasta nuestros días.

En el noroeste de la isla en el valle de Agaete a finales del siglo XIX se han descubierto otras aguas termales. Según la leyenda local, los propietarios de tierra del valle enviaron a un trabajador para limpiar el manantial y el canal que traía agua al valle. El trabajador tenía una enfermedad cutánea inusual en sus manos. Sin embargo, su condición mejoró milagrosamente después del contacto con el lodo.

En base a este hallazgo, Antonio de Armas y Jiménez, uno de los propietarios en el valle, decidió financiar el análisis del agua. La composición del agua en Agaete era idéntica a la del valle del Azuaje. Era tan altamente probable que su uso podría lograr buenos resultados en el tratamiento de enfermedades de la piel, similar al de Balnerio de Azuaje.

Balneario Los Berrazales
Camino al balneario, año 1920. (Foto: FEDAC)

El primer spa

Ya en 1882, los primeros baños básicos en forma de embalses se construyeron junto a la fuente. La tierra en el área fue alquilada por Juán Suárez García, un hombre de negocios del pueblo cercano de San Pedro. Él y su familia se mudaron al sitio y organizaron algunas cuevas para la vivienda.

Las fuentes fueron mencionadas en 1887 en su libro “Tenerife y sus seis satélites” por la viajera inglesa Olivia Stone. Cita “aguas minerales altamente curativas” como una de las diez razones para visitar el área. El escritor inglés Alfred Samler Brown también mencionó las fuentes en su guía turística de 1898.

Balneario Los Berrazales
Antiguo Hotel La Salud de 1914, hoy complejo de rehabilitación Casa Esperanza.

Durante mucho tiempo, el spa sirvió más o menos solo a los habitantes de Agaete y las ciudades cercanas. El rápido desarrollo se produjo a principios del siglo XIX y XX, después de la finalización del camino desde Las Palmas y la expansión del transporte de pasajeros entre Gran Canaria y Tenerife desde el puerto de Puerto Las Nieves en Agaete.

Balneario Los Berrazales
Balneario Los Berrazales (Foto: FEDAC)

La noticia de los efectos curativos del agua de hierro, que brota a una temperatura agradable de 23 ° C, comenzó a extenderse muy rápidamente. A principios de siglo, durante la temporada de baño, que fue de mayo a octubre, un promedio de 40 personas visitaron el spa todos los días. Debido al alto contenido de gases de azufre, las habitaciones en las que se ubicaban los baños no tenían techo.

El trágico año de 1912 en Los Berrazales

El momento fatídico para el spa fue el 5 de septiembre de 1912 a las 11 en punto. Grandes deslizamientos de tierra y la caída de rocas causaron enormes daños materiales y lesiones a muchos visitantes en el spa. La temporada terminó prematuramente.

Balneario Los Berrazales
Los primeros visitantes del recién inaugurado Balneario Los Berrazales en 1931. (Foto: FEDAC)

Esta situación fue un gran golpe para el spa en Agaete. Inmediatamente, por lo tanto, comenzó la búsqueda de una alternativa al lugar destruido y peligroso. En 1914, Juán Suárez abrió alojamiento en un nuevo local. En su lugar en 1921, Antonio Abad Ramos Medina comenzó la construcción del nuevo hotel “La Salud”. El hotel abrió sus puertas en 1923 con 60 habitaciones, un gran comedor, galerías y una capilla.

Balneario Los Berrazales
Años cincuenta del siglo XX. (Foto: FEDAC)

A fines de la década de 1920, hasta 2,000 personas al mes visitaban el spa. Debido a las deficiencias encontradas en el spa en Azuaje, el director de salud de la isla realizó un viaje de inspección al valle de Agaete en junio de 1928. Aquí, también, se confirmaron varias deficiencias y el gobernador provincial ordenó el cierre del spa.

Una nueva era

Debido a disputas sobre el uso de resortes que han estado en curso entre diferentes propietarios, el Ministerio del Interior ha intervenido en el proceso. El 12 de enero de 1929, el ministro del Interior, Martínez Anida, emitió una resolución designando a la familia Armas como los únicos propietarios. Al mismo tiempo, permite la construcción de nuevos balnearios de acuerdo con el proyecto del arquitecto Massanet. El edificio fue declarado beneficio público y la familia tuvo dos años para construirlo. En 1931, la familia Armas abrió un nuevo spa. Había 14 baños separados con agua curativa.

Balneario Los Berrazales
Hotel Princesa Guayarmina, 1940s. (Photo: FEDAC)

Sin embargo, la familia Suárez no dudó y construyó un nuevo hotel “Princesa Guayarmina” sobre el spa. El hotel fue inaugurado el 15 de septiembre de 1933. El jardín estaba conectado directamente al spa y proporcionaba alojamiento en 70 habitaciones. En los años cincuenta del siglo pasado, el hotel fue ampliado por otras 10 habitaciones.

Balneario Los Berrazales
Hotel Princessa Guayarmina, año 1955. (Foto: FEDAC)

Después del final de la Guerra Civil española, se construyó una carretera de asfalto en el valle. El viaje terminó en el spa y el hotel y marcó el comienzo de la edad de oro del turismo médico en Los Berrazales.

Balneario Los Berrazales
Hotel Princesa Guayarmina justo después del cierre. (Foto: FEDAC)

En la década de 1950, Santiago de Armas Medina comenzó a vender agua mineral embotellada. Desde el principio, vendió varios miles de botellas al año. Por lo tanto, recurrió a la Dirección General de Minas para legalizar el embotellado de agua.

Balneario Los Berrazales
Hoy, solo el letrero en la puerta de entrada recuerda los tiempos gloriosos del hotel.

El 10 de noviembre de 1955, obtuvo una licencia para llenar las aguas minerales del manantial de Berrazales en botellas con un máximo de 500,000 botellas por año. Un relleno de agua mineral creció al lado del spa.

El final del Balneario Los Berrazales

La reducción gradual en el rendimiento del resorte eventualmente forzó el cierre del spa. Solo el relleno permaneció en funcionamiento. Sin embargo, esto también cesó sus actividades a mediados de la década de 1990. Según los testigos, el agua del manantial se perdía día a día. Las populares aguas minerales “Aqua de San Roque, Agua de Agaete y Cumbres de Gáldar” se han convertido en cosa del pasado.

Balneario Los Berrazales
Today, the spa building is only a ruin, which still proudly bears its name and year of opening.

El declive gradual y el cierre del spa también afectaron al hotel “Princesa Guayarmina”. Continuó sus actividades gradualmente solo con arrendamientos esporádicos hasta el cierre completo de 2006.

Balneario Los Berrazales
Botelladora. Aquí, el agua mineral se llenaba en botellas y se distribuía por toda la isla.

El hotel está actualmente en proceso de renovación. A la ciudad de Agaete le gustaría restaurar el área original y encontrar un uso para el turismo de salud. La reconstrucción en sí ha estado ocurriendo durante 10 años, y cuando observa el edificio del hotel, tiende a sentir que su estado se está deteriorando. Veremos que quizás el Balneario de Berrazales sufrirá un mejor destino que el Balneario de Azuaje y una vez más comenzará a recibir a sus huéspedes, aunque sin aguas minerales.

¿Te gustó este artículo, te fue útil? También puede apoyar la creación de este sitio web enviando cualquier cantidad a la cuenta ES08 0049 5735 1122 1616 5370, swift BSCHESMM. Por favor indica en el concepto “Soporte de la Canaria Guide”. Gracias por su apoyo.

Balneario Los Berrazales
Restos de una piscina llena de desechos, un jardín lleno de escombros, una grúa que no se movió. Así terminó la era de los famosos baños.
 

Martin Smolen

One Reply to “Los Berrazales – la historia de un balneario”

  1. Muchas gracias por este artículo. Me conmovió mucho, ya que estoy estrechamente ligada con este lugar tan hermoso. El barranco de Los Berrazales y especialmente el Hotel Princesa Guayarmina me ha brindado durante los años noventa hasta su cierre en el 2006 muchos recuerdos bastante gratos. La amabilidad de la familia que llevaba por último el hotel y la restauración con una cocina excelente una hospitalidad familiar y un servicio fantástico a pesar de todos los problemas que se habían presentado por último. El frío de las noches era algo para combatir y muchos clientes dejaron venir para alojarse por eso. Segun nos informaron no les fue permitido instalar calefacción para sus huéspedes y las alternativas tenian mas coste que beneficio. Finalmente solo la gastronomia se mantuvo.
    Todo este lugar realmente es un privilegio de la naturaleza intocada por la parte alta de esta zona y será un deleite volver a poder alojarse en este lugar. 1001 gracias a todos los implicados que nos han ofrecido en su momento pasar maravillosos momentos con pleno disfrute en este lugar.GRACIAS.

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La vida con el sol en el corazón.

“Estamos increíblemente orgullosos de ser canarios”, me dijo una vez cuando visitó Gran Canaria Alfredo, dueño de un pequeño restaurante en Playa del Inglés. “Hay las playas más hermosas con la arena más hermosa con las olas más increíbles. En la orilla se encuentran los más bellos hoteles, paseos y cafeterías. La isla es el hogar de las personas más hospitalarias. Cultiva los tomates más sabrosos, los plátanos más dulces, las rosas más fragantes. Haremos los mejores vinos aquí y la cocina también es la mejor.”

Apoyaron la preparación de este blog.

Gracias a todos los que apoyaron la creación de este blog. Sin embargo, puede leerles estas páginas.

Vea una lista de aquellos que han apoyado los blogs.

Publicidad

Comentarios recientes